análisis de fútbol

¿Está preparado el fútbol para una revolución impulsada por la tecnología?

Aunque el béisbol y el baloncesto han adoptado una variedad de soluciones analíticas y tecnológicas, el fútbol se ha mostrado reacio a hacerlo. Hasta ahora.

Desde la perspectiva de los fanáticos, junio y julio suelen ser los meses más tranquilos en el mundo del fútbol. A nivel profesional, el draft y la agencia libre se han saldado. El goteo de noticias sobre compromisos de reclutamiento es todo lo que los fanáticos del fútbol americano universitario deben seguir. Aunque este verano ha sido bastante único y atractivo debido a la legislación NIL y sus consecuencias, estos meses generalmente se centran en el desarrollo de jugadores en el mundo del fútbol americano universitario. 

En el tiempo entre el campamento de primavera que finaliza a fines de mayo y el comienzo del campamento de otoño a fines de julio, los atletas generalmente dedican su tiempo a desarrollar una base de entrenamiento de fuerza y ​​acondicionamiento, revisando videos y refinando técnicas de posición. Si bien esta idea es un cliché, y tal vez la frase más «hablada por los entrenadores», la temporada baja realmente es donde los programas y jugadores de élite se separan del resto.  

Mi firma, BreakAway Data, se enfoca en desarrollar ofertas de software y servicios para ayudar a los equipos deportivos a impulsar el proceso de desarrollo de jugadores a través de tecnología y datos aplicados. Aunque la mayoría de la gente piensa en Moneyball cuando se trata de análisis en los deportes, lo que significa usar análisis para dictar la estrategia del juego y la construcción de la lista, creemos que la tecnología y el análisis modernos se pueden aplicar de manera similar al proceso de desarrollo del jugador, minimizando el riesgo de lesiones, impulsando el atletismo. desarrollo y ayuda en el refinamiento de habilidades y técnicas. Durante el año pasado, hemos estado trabajando con equipos de fútbol americano universitario para hacer precisamente eso de tres maneras específicas: 

3 áreas para el desarrollo tecnológico del jugador

  1. Aprovechando la nueva tecnología aplicada en otros deportes
  2. Desarrollar aplicaciones nuevas e innovadoras de la tecnología actual.
  3. Gamificando el viaje de desarrollo del jugador 

Relacionado: Cómo la capacitación en realidad virtual puede potenciar las habilidades de sus empleados

Nueva tecnología

El análisis biomecánico es una apuesta en la mesa para el éxito en las Grandes Ligas de Béisbol, descrito elocuentemente en The MVP Machine,  y lo ha sido durante casi una década. Casi todos los clubes emplean personal de I+D que construye modelos biomecánicos para ayudar a mejorar el desarrollo de sus bateadores y lanzadores, entre otros proyectos. Además de los equipos individuales, organizaciones como Driveline Baseball han avanzado significativamente en la frontera de cómo la biomecánica puede mejorar el desarrollo de los lanzadores.  

Aunque no es tan frecuente como en el béisbol, las organizaciones de baloncesto también han comenzado a incorporar análisis biomecánicos para mejorar el atletismo de los jugadores y prevenir lesiones. Organizaciones como P3 asisten al Combinado de la NBA todos los años, un evento en el que todos los jugadores elegibles para el draft muestran su talento y capacidad atlética para equipos profesionales. P3 recopila datos biomecánicos granulares sobre el atletismo y el potencial de lesiones de estos atletas, proporcionando a los equipos y atletas una guía de entrenamiento específica e información sobre sus techos atléticos.  

En el fútbol, ​​sin embargo, se hace muy poco uso de la tecnología biomecánica y de captura de movimiento. La naturaleza increíblemente dinámica de cómo se juega el deporte (diferentes posiciones esencialmente juegan diferentes deportes) combinada con los tamaños más grandes de la lista de un equipo de fútbol (más de 70 para los equipos de la NFL y más de 100 para la NCAA) hacen que implementar la captura de movimiento, tradicionalmente, sea un momento -proceso que consume, desafiante. Uno de nuestros objetivos, entonces, es cambiar este statu quo.

Recientemente, mi empresa comenzó a desarrollar un sistema de evaluación de captura de movimiento diseñado específicamente para mariscales de campo. Aunque los lanzadores y los mariscales de campo juegan sus respectivos juegos de manera muy diferente (entre otras cosas, los lanzadores son proactivos mientras que los mariscales de campo son reactivos), la tecnología y el proceso que usa el béisbol se pueden adaptar para que los mariscales de campo tengan en cuenta las diferencias de posición. Esta adaptación nos brinda la oportunidad de capturar y analizar datos QB biomecánicos y específicos de la pelota para comprender mejor el «por qué» del juego QB. 

Mi empresa recientemente comenzó a abordar este desafío con QB Collective mediante el desarrollo de una pila de tecnología que nos permite cuantificar el movimiento de lanzamiento de un atleta con un software de captura de movimiento sin marcadores junto con métricas de lanzamiento detalladas como la velocidad de lanzamiento, la velocidad de giro y la precisión. 

La captura de movimiento se puede marcar o no marcar. La captura de movimiento marcada implica usar un traje cubierto por un sensor, que se ve más comúnmente durante el desarrollo de videojuegos y películas animadas. Aunque este enfoque es increíblemente preciso, la configuración logística es bastante engorrosa. La captura de movimiento sin marcadores produce el mismo resultado, creando un modelo 3D del cuerpo en el espacio digital, pero sin la necesidad de un traje especializado. Este método permite que la preparación de la captura sea más rápida y mucho más natural, dos factores cruciales para su adopción en el mundo del fútbol. El video a continuación muestra una demostración rápida de cómo se ve esta tecnología cuando se implementa en un entorno de fútbol.  

Un carrete destacado de la biomecánica del mariscal de campo.

Creemos que, en el período de desarrollo del verano, tanto los programas universitarios como los de la NFL pueden aprovechar este tipo de tecnología para evaluar la mecánica de un QB con precisión láser. Los equipos pueden derivar numerosas métricas de este proceso relacionadas con la pelota, la velocidad de rotación del mariscal de campo, su juego de pies y más. Con estas métricas, los equipos pueden analizar el techo de un jugador (es decir, ¿cuál es su mejor aspecto?) y su consistencia (es decir, ¿qué tan bien puede repetirlo?). Además, las universidades pueden usar esta pila de tecnología para evaluar posibles reclutas en sus campamentos de verano anuales. 

Si bien una tecnología como esta nunca reemplazará el elemento humano de la exploración y el entrenamiento, puede ayudar a los equipos a lanzar una red más amplia y descubrir cualidades del juego QB que simplemente son demasiado rápidas para que las vea el ojo humano. Por ejemplo, un escenario que discutimos con los programas universitarios es el uso de esta herramienta para «descubrir» a un mariscal de campo de secundaria de tres estrellas que tiene la mecánica subyacente para mejorar la fuerza de su brazo, pero nunca hubiera logrado ese tiro sin los datos generados por esta evaluación. . A medida que los equipos recopilen más y más datos, podremos brindar mejores conocimientos sobre lo que realmente impulsa un lanzamiento preciso, rápido y con muchos efectos. Todo esto conducirá a un futuro en el que el desarrollo de QB se parece a cómo se desarrollan los lanzadores en el béisbol.   

Nuevos usos de la tecnología actual

Casi todos los programas de fútbol americano universitario de la División 1 utilizan alguna forma de seguimiento por GPS. En este proceso, los atletas usan un dispositivo durante un juego o práctica que rastrea su movimiento. Aunque existen muchos proveedores diferentes (Catapult, Titan y Polar, por nombrar algunos), todos generan los mismos datos sin procesar. Realizan un seguimiento de la latitud y la longitud de un atleta a una frecuencia de muestreo, generalmente de 10 o 20 Hz. 

Actualmente, los programas utilizan esta tecnología para monitorear la carga de trabajo de sus atletas, un proceso conocido como gestión de carga diseñado para prevenir lesiones. También pueden obtener algunas métricas simples como el potencial de velocidad máxima general de un jugador.

Si bien estas métricas son ciertamente útiles, los datos sin procesar proporcionados por estos dispositivos proporcionan la base para muchos más casos de uso aplicados y específicos del fútbol. Por ejemplo, los científicos de datos podrían trabajar con los entrenadores de posición para comprender la ejecución de los ejercicios en la práctica, como la ejecución de rutas para los receptores abiertos o los ejercicios de bolsa para los linieros ofensivos y defensivos. Usando esos datos geoespaciales, el equipo podría derivar métricas específicas de posición para cada perforación.  

En lugar de solo rastrear la velocidad máxima de cada jugador durante la práctica, ahora podemos comprender en detalle las partes individuales del conjunto de habilidades de un jugador. Por ejemplo, los equipos podrían rastrear el tiempo exacto que le tomó a un jugador entrar en una ruta o la velocidad máxima que alcanzó un receptor antes de cortar. Este nivel de detalle permitiría a los entrenadores cuantificar lo que ven en la práctica y servir como indicador del progreso de un jugador. 

Para ilustrar las posibilidades, realizamos este tipo de análisis para la XFL en 2019. En la prueba, hicimos que los receptores anchos ejecutaran un árbol de ruta mientras usaban un dispositivo GPS. Esto nos permitió desglosar las fortalezas y debilidades de los jugadores potenciales para los entrenadores.  

Análisis de un receptor ancho XFL.

En el video de arriba, el WR estaba usando un dispositivo GPS y corriendo a través de un árbol de rutas. Con los datos recopilados del dispositivo, que registraba información cada décima de segundo, pudimos crear métricas específicas de ruta, como el tiempo de descanso posterior a la esquina, por ejemplo, para identificar su «velocidad de fútbol». 

Creemos que un equipo podría desarrollar este concepto para cada posición y luego escalarlo en toda la plantilla para impulsar el desarrollo de los jugadores. Además, este tipo de análisis puede servir como una herramienta de diagnóstico para comprender si el atletismo de un jugador se descompone y dónde.

Con estos nuevos análisis, podemos cuantificar el atletismo de nuevas formas. En el nivel más básico, podemos rastrear datos sin procesar de ejercicios combinados como la carrera de 40 yardas. El siguiente paso sería este concepto, cuantificar cómo ese atletismo se traduce en ejercicios controlados y específicos del fútbol, ​​como correr en rutas. Finalmente, un equipo puede observar las mismas métricas en el juego para ver cómo se traducen cuando realmente importa.

Mucho se ha hablado de cómo los resultados de los ejercicios combinados tradicionales no son indicadores de éxito en el siguiente nivel, principalmente debido a lo poco que estos ejercicios representan la naturaleza contextual del deporte. El desarrollo de este régimen analítico crea el puente entre los ejercicios combinados y el rendimiento real en el juego, lo que permite métricas más predictivas que representan mejor las habilidades exigidas a los jugadores dentro del juego.

Relacionado: Así es como se ve el futuro de los datos

Desarrollo de jugadores de juegos

Incluso con las mejores métricas y herramientas de medición, el desarrollo del jugador siempre se reducirá al atleta y su voluntad de participar, trabajar y entrenar. A pesar de sus hazañas casi sobrehumanas en el campo, los atletas siguen siendo personas que pasan por los mismos flujos y reflujos de motivación que todos nosotros. La capacitación es desafiante y monótona, y el ciclo de retroalimentación se retrasa bastante, y dura años, no días. 

Para abordar este problema, un área que muchos programas están explorando actualmente es cómo «gamificar» mejor el proceso de desarrollo para ayudar con la motivación y hacer que el proceso de capacitación sea más atractivo. Múltiples empresas en otros sectores han adoptado el mismo enfoque, convirtiendo un concepto aburrido, pero importante, en un juego más atractivo y simplificado. Por ejemplo, Mint ha utilizado con éxito estos principios con las finanzas personales.  

Por suerte, la plantilla de este concepto en el fútbol podría ser un ejemplo en el que la vida real imita al arte. Los sistemas de calificación para juegos como Madden y NCAA Football 2014 (RIP) son vehículos perfectos para mostrar el progreso en la vida real. Por ejemplo, la clasificación de velocidad de un jugador puede determinarse por sus métricas de GPS, su fuerza determinada por su desempeño en la sala de pesas, etc.  

análisis de fútbol
Imagen: Captura de pantalla

Al convertir los datos que recopila un equipo en un formato atractivo que acorta el ciclo de retroalimentación del proceso de entrenamiento y ponerlo en manos de un atleta, los equipos verán mejores resultados de entrenamiento debido a una mayor participación de los atletas, junto con una mejor alfabetización de datos. En última instancia, gamificar el proceso de desarrollo del jugador es la mejor manera de garantizar que un equipo vea los resultados de sus esfuerzos en el entrenamiento.  

Nuevas Fronteras en el Deporte

En resumen, el mundo del fútbol tiene innumerables oportunidades para continuar innovando en el frente del desarrollo de jugadores con tecnología. Al adoptar prácticas de otros deportes, encontrar nuevos casos de uso con la tecnología implementada actualmente y usar la ludificación/visualización para motivar aún más a los jugadores, las escuelas pueden encontrar ventajas competitivas y preparar a sus atletas para el éxito en el siguiente nivel.